Como ligar a ofrecerte

Gym, we can A todas nos ha ocurrido: estar entrenando y ser interrumpidas por un fornido en los mejores casos hombre para corregir nuestra postura. Miradita felina, guiño-guiño. Elige tu t roll En el gimnasio hay dos papeles a tomar en el ligoteo fitness: el de la experta que entrena con meticulosidad y el de la primeriza que necesita ayuda. Sonríe siempre que te mire y cuando sepas que te observa, ensaya tus mejores caras para emular a Kylie Minogue en Sexercise. No es el momento ni el lugar. Call me maybe Estamos acostumbradas a ver cómo los hombres se acercan a hablar con las mujeres en pleno entrenamiento, pero la operación inversa es todavía poco habitual, por lo que cuando ocurre, muchos hombres observan la escena boquiabiertos. Porque si decides entrenar maquillada, has de utilizar productos específicos para evitar parecer un personaje de Tim Burton. Dí sí al universo waterproof.

2. Si estás sorprendido por mi silla de ruedas por favor responde con tacto

Estoy en silla de ruedas desde que tenía 5 años, como consecuencia de una colisión frontal en la encogido, y de manera inconsciente solía levantar muros por ello. Ha habido momentos en mi vida en los que he temido que nadie quisiera salir nunca con una persona en mi situación. Es un constante tira y afloja entre la confianza en mis instintos y la incertidumbre. Con los años, he aprendido mucho acerca de cómo moverme en mi silla de ruedas y cómo tener una biografía normal y relaciones normales.

Sin comentario

Dirigir un comento